11 junio, 2019

YPF y TGS buscan sumar a TGN al gasoducto de Vaca Muerta

El consorcio busca sumar a su principal competidor para el proyecto valuado en 1.600 millones de dólares.

La UTE YPF-Transportadora de Gas del Sur (TGS) está negociando con Transportadora de Gas del Norte (TGN) para incluirla en el consorcio para la construcción de un gasoducto para conectar Vaca Muerta con la provincia de Buenos Aires, afirman dos fuentes.
Esta medida servirá para mejorar las alternativas de financiamiento como así también evitará la competencia entre proyectos en la licitación que la Secretaría de Energía de la Nación lanzó para desarrollar el proyecto, afirman dos fuentes.
Techint Group SpA, dueña de Tecpetrol, que controla el 40,86% de Gasinvest, cuyo principal activo es su participación del 56,35% en TGN. Pampa Energía controla el 50% de Compañía de Inversiones de Energía SA (CIESA), que, a su vez, tiene una participación del 51% en TGS.
La semana pasada, Paolo Rocca y Marcelo Mindlin, el CEO’s de Techint y Pampa Energía, respectivamente, se reunieron para discutir la inclusión del nuevo socio y alcanzar un acuerdo preliminar, revela una de las fuentes.
YPF tiene como finalidad crear una tercera empresa transportadora de gas natural con un modelo similar al de Oleoductos del Valle (Oldelval). Su principal objetivo es impulsar el sector de la industria petroquímica nacional y no convertirse en un operador, según revela su presidente, Miguel Gutiérrez. Oldelval es controlada por YPF (37%), ExxonMobil (21|%), Chevron (14%), Pan American Energía (PAE) (11,90%), Plupetrol (11,90%), Tecpetrol (2,1|0%) y Pampa Energía (2,1%).
La nueva compañía será extremadamente poderosa ya que incluirá a los mayores productores de gas locales: YPF y Tecpetrol, Pampa Energía, y a las dos transportadoras de gas en el país, desliza una tercera fuente.
La firma planea presentar el proyecto en la licitación que la Secretaría de Energía espera lanzó para construir un gasoducto para conectar Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén, con el noreste argentino, explica Gutiérrez.
La UTE YPF-TGS presentó dos alternativas en la ronda de manifestación de intereses lanzada por la Secretaría de Energía. La primera consiste en un gasoducto para conectar Vaca Muerta con Saturno, la planta de compresión de TGS al sudoeste de la provincia de Buenos Aires con capacidad para transportar 15-20 millones de metros cúbicos por día (MCD). Su construcción llevará un plazo de 12 meses y requerirá de una inversión de 800 millones de dólares.
La segunda opción es la construcción de otro gasoducto con la misma capacidad para unir la planta de compresión Saturno con el troncal de TGN entre la localidad de San Nicolás y Escobar, al noreste de la provincia de Buenos Aires. Las obras también llevarán un plazo de 12 meses y un desembolso de 800 millones de dólares.
Si TGN se incluye con éxito en la UTE, la firma desistirá de presentar su propuesta en la licitación, afirma la primera fuente. Para Rocca, esto sería una opción más barata que la de tener que financiarlo por completo y, al mismo tiempo, sería parte del negocio. También, se asegurará el contrato del suministro de los caños, destaca la tercera fuente.
TGN también había presentado dos propuestas. La primera incluye el desarrollo de un gasoducto de 490 kilómetros en paralelo con su troncal, desde La Mora, en la provincia de Mendoza, con Tío Pujo, en Córdoba, y tres pequeños tramos en en las provincias de Neuquén, La Pampa y Mendoza, que totalizan 170 kilómetros desde Loma de la Lata a La Mora.
Este proyecto aumentaría la capacidad de transporte de la empresa a 10 millones de MCD. Su construcción requerirá de un período de 18 meses y de un desembolso total de 800 millones de dólares.
La segunda alternativa de TGN incluye la construcción de un gasoducto completo de 900 kilómetros en paralelo con el troncal para conectar Loma de la Lata, en Neuquén, con la localidad de San Jorge, en la provincia de Santa Fe.
Esta opción implicará un incremento en la capacidad de transporte de la compañía de 35 millones de MCD, aunque se necesitarán más de dos años para su construcción y una inversión de 2.000 millones de dólares.
La nueva UTE ahora podría competir en la licitación con el consorcio entre la mexicana Grupo Fyresaand y la compañía local Velitec SA, que presentó dos propuestas con inversiones entre 500 y 1.200 millones de dólares en la ronda de manifestación de interés.
La primera propuesta consiste en la construcción de un gasoducto de 500 kilómetros para conectar la planta de compresión de gas natural Beazley, en la provincia de San Luis y la de compresión Dean Funes, en Córdoba, ambas operadas por TGN, para transportar 10 millones de MCD. Tendría una inversión de 500 millones de dólares y un período de ocho meses para llevar a cabo las obras.
La segunda alternativa consiste en dos tramos con un total de casi 1.000 kilómetros para conectar la planta de compresión de gas natural de Tratayén, en Neuquén, con San Nicolás, con una capacidad inicial de 10 millones de MCD, expandibles a 40 millones.
La UTE YPF-TGS-TGN mejorará sus alternativas de financiamiento para los 1.600 millones de dólares que requiere la construcción del gasoducto de 1.040 kilómetros, ya que podría añadirse al esquema financiero al Overseas Private Investment Corporation (OPIC) y el Banco Nacional do Desenvolvimento (BNDES). Para esto, es necesaria la participación de Techint en el acuerdo, destaca la tercera fuente.
También, el consorcio planea utilizar un préstamo del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES que el Gobierno Nacional está ofreciendo para respaldar una parte del proyecto.
La firma ganadora de la licitación recibirá un contrato de construcción, operación y mantenimiento (COM) con el derecho de cobrar una tarifa en dólares a los distribuidores durante los primeros 10 años de concesión y en pesos durante los 25 años restantes. Además, tendrá la opción de extenderlo por otros 10 años a una tarifa en pesos.
La empresa ganadora también tendrá el derecho de firmar contratos con productores de gas natural para asegurar el espacio para el nuevo gasoducto, algo que estaba prohibido en el actual troncal, según documentos oficiales. Esto ayudará a la UTE a obtener fondos para respaldar el desarrollo del proyecto, ya que eliminará la incertidumbre creada por la inestabilidad financiera del país y las constantes devaluaciones del peso.

www,iiicorp.com

Temas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *