7 enero, 2020

YPF planea construir un segundo gasoducto en Vaca Muerta

La petrolera controlada por el Estado lo utilizará para su futura planta de licuefacción en la provincia de Buenos Aires.

 YPF planea construir un segundo gasoducto de 600 kilómetros de largo entre las provincias de Neuquén y el sur de la de Buenos Aires como parte de su proyecto para levantar una planta de licuefacción donde procesará el fluido producido en Vaca Muerta, afirma una fuente cercana a la empresa y dos de la industria.
La idea de la compañía es utilizar la capacidad del ducto que planea licitar el gobierno para conectar Tratayén con Salliqueló en una primera etapa y, luego, desarrollar el suyo propio para abastecer la demanda que tendrán sus instalaciones cuando estén listas las futuras ampliaciones, señalan las dos fuentes de la industria.
Como fue adelantado por Desarrollo Energético, el gobierno de Mauricio Macri decidió incluir en el pliego de licitación del gasoducto de Vaca Muerta las obras del que unirá Mercedes con Cardales y de esta forma ampliar su capacidad de transporte a 14 millones de metros cúbicos por día (MCD) de gas natural. En una segunda etapa, cuando llegue desde Neuquén hasta San Nicolás o Rosario alcanzará entre 15 y 20 millones de MCD.
Esto serviría para satisfacer la demanda de 20 millones de MCD del primer módulo de la planta de licuefacción que piensa hacer YPF para producir 5 millones de toneladas de gas natural licuado (GNL) y que espera tenerla lista entre 2023 y 2024, destaca una segunda fuente de la empresa.
Sin embargo, la petrolera controlada por el Estado precisará de una mayor capacidad de transporte si logra llevar adelante las ampliaciones que prevé el proyecto, ya que precisará de hasta 60 millones de MCD para abastecer los cuatro módulos que producirán entre 18 y 20 millones de toneladas de GNL, señala una de las fuentes de las dos fuentes de la industria consultadas.
YPF aún no decidió cuál será el tamaño final que tendrá la planta. Según su vicepresidente ejecutivo de Gas y Energía, Marcos Browne, el primer módulo producirá 5 millones de toneladas por año y podría ampliarse a “10, 20 y llegar a 30 millones de toneladas en el futuro”.
“Aún no sabemos si va a ser una planta para procesar 20 millones de metros cúbicos de gas natural, dos de 20 millones o cuatro de 10 millones”, destaca la segunda fuente cercana a la petrolera controlada por el Estado, que conoce de cerca el proyecto.
Este módulo inicial se levantará en un predio de 30 hectáreas, que forma parte de uno mayor de 300 hectáreas, que se utilizarán para futuras expansiones, destaca el directivo en el II Fórum Nacional de Energía 2019.
La compañía aún no ha decidido tampoco en qué lugar se ubicará la planta. Una opción es en Bahía Blanca, donde ya cuenta con este terreno, pero también está considerando instalarla en las localidades bonaerenses de Quequén y Carmen de Patagones, explica Browne.
Esta primera etapa requerirá de una inversión de 5.000 millones de dólares, detalla. Este monto concuerda con los entre 4.500 y 5.000 millones que había anunciado el por entonces presidente de YPF, Miguel Gutiérrez, quien había señalado que la empresa pensaba financiar su desarrollo con créditos bancarios, respaldados con contratos para el suministro de GNL con compradores internacionales.
Este monto se acerca al cálculo realizado por una tercera fuente de la industria que señala que el costo de construcción de esta clase de proyectos es de entre 600 y 700 millones por millón de tonelada de GNL que producirá la planta una vez terminada, a lo que hay que sumarle entre unos 1.000 millones de dólares más en obras de midstream y otros tanto para las de upstream.
Este proyecto de YPF incluye levantar una nueva planta de acondicionamiento de gas natural, para separar los componentes más pesados que se comercializarán por separado, tanques criogénicos que almacenarán el GNL a 160 grados bajo cero, el gasoducto (valuado en cerca de 1.000 millones de dólares) y un nuevo puerto para su exportación, explica Browne.
El plan completo de la compañía para producir un total de 20 millones de toneladas por año precisaría de un desembolso de cerca de 14.000 millones de dólares, más las instalaciones complementarias que incrementarían ese monto a cerca de 17.000 millones de dólares, calcula la tercera fuente.
Por eso, la compañía es consciente de que deberá conseguir socios para llevarlas adelante, ya que le resulta imposible realizarlas por su propia cuenta. “YPF no puede hacer este proyecto sola, tiene que hacerse en un consorcio”, afirma la segunda fuente cercana la empresa.
Para esto, planea usar un modelo similar al que utilizó cuando se constituyó Compañía Mega, que es controlada por YPF (38%), Petrobras (34%), y Dow Chemical Company (28%). En ese momento, las tres firmas levantaron en conjuntos sus plantas en Bahía Blanca y Neuquén y el sopaducto que las conecta, destaca Gutiérrez.
La petrolera controlada por el Estado está trabajando en la etapa final del estudio de factibilidad del proyecto, pero su viabilidad dependerá de las políticas que tome el nuevo gobierno con respecto a Vaca Muerta. La Argentina necesita “la macro, la competitividad, la calidad del marco regulatorio y los esquemas impositivos claros que determinen qué es lo que nos queda a los que invertimos para que los proyectos sean rentables”, afirma Browne.
Una compañía constructora china especializada en grandes plantas de gas ha mostrado interés en el proyecto, según destaca Ambitoweb, citando a una fuente cercana a la empresa y a otra de la Secretaría de Energía del gobierno de Mauricio Macri.
La primera etapa de 5 millones de toneladas de GNL podría generarle a la petrolera controlada por el Estado ventas por montos cercanas a los 1.500 millones de dólares por año, ya que la tonelada se comercializa a 300 dólares, similar a lo que cuesta una de soja, detalla Browne.
En paralelo con este proyecto, YPF está analizando contratar una segunda unidad flotante de GNL, mayor a la Tango FLNG, para producir 2,40 millones de toneladas de GNL por año en Bahía Blanca, explica
En la actualidad, la planta, que le alquiló a Exmar por 10 años, cuenta con una capacidad para generar un total de 500.000 toneladas al año. El 31 de diciembre la empresa realizó el tercer despacho, esta vez de 130.000 toneladas con destino a Barcelona.

Por Hernán Dobry, Buenos Aires

Temas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *