31 enero, 2020

Shell y Equinor invierten USD 435 millones en Vaca Muerta

Se quedarán con el 60% del área Bandurria Sur, que opera YPF.

Royal Dutch Shell y Equinor invertirán cerca de 435 millones de dólares para quedarse con una participación del 60% en el área Bandurria Sur, en la cuenca de Vaca Muerta, provincia de Neuquén, para la exploración y producción de petróleo no convencional, afirma una fuente. El restante 40% y la operación quedará en manos de YPF.
La transacción se realizará en dos etapas. En la primera, ambas empresas acordaron pagarle 355 millones de dólares (177,50 millones cada una) a Schlumberger para comprarle el 100% del paquete accionario de Schlumberger Production Management (SPM) Argentina, cuyo principal activo es el 49% del bloque.
El 24 de enero, el CEO de la firma con sede en Houston, Olivier Le Peuch, había anunciado que estaban en “la última etapa de desinversión” del área de Vaca Muerta y que el cierre previsto para la operación sería “durante el primer trimestre del año, una vez que se cumplan con todas las condiciones”.
“La monetización de nuestros intereses en Bandurria Sur es un hito importante en la estrategia de Schlumberger. Ha sido un privilegio trabajar en sociedad con YPF en la fase piloto de este recurso no convencional de clase mundial”, sostuvo el directivo, tras anunciar el cierre de la operación.
SPM Argentina había adquirió la participación del 49% del área en abril de 2017 y acordado inyectar 390 millones de dólares en exploración, incluidos 180 millones en la primera etapa, 180 millones en la segunda y 30 millones en la tercera, que acaba de finalizar.
Si bien la transacción se dio a conocer hoy, la fecha efectiva del traspaso accionario fue el 1 de enero de 2020, señalan desde la firma noruega. “Estamos encantados por la asociación con Shell en el bloque Bandurria Sur, un activo en un área con un potencial significativo, y por desarrollar aún más nuestra estrecha asociación con YPF, con quienes ya estamos explorando varias oportunidades en tierra, mar adentro y renovables en la Argentina”, resalta la directora nacional de la empresa en Buenos Aires, Nidia Álvarez Crogh.
La operación es parte del plan estratégico de le petrolera para incrementar su presencia en el país, que incluye tanto proyectos petroleros como de energía eólica y solar. “Estamos ampliando nuestras actividades en la Argentina como apoyo a nuestra estrategia para generar opciones de crecimiento internacional”, destaca la directiva.
Equinor tiene actualmente una participación en ocho bloques mar adentro (seis de ellos como operadora), el 50% (YPF tiene el resto) del bloque Bajo del Toro y el 90% en Bajo del Toro Este, en sociedad con Gas y Petróleo de Neuquén (GyP), que controla el 10% restante, ambos en Neuquén.
La operación también le servirá a la petrolera anglo-holandesa para fortalecer su posición “aún más en Vaca Muerta”, según la estrategia de upstream que está llevando a cabo a nivel mundial.
“La asociación con Equinor en el bloque Bandurria Sur brinda a Shell oportunidades prometedoras de crecimiento en la ventana de líquidos no convencionales. Además, pone énfasis en el compromiso continuo de la compañía en desarrollar los recursos energéticos de la Argentina y nuestra asociación sólida y continua con YPF en el país”, afirma el presidente de Shell Argentina, Sean Rooney.
En la actualidad, la compañía tiene una participación el área Acambuco, en Salta, junto a Pan Amercian Energy, opera Sierras Blancas, Cruz de Lorena, Coirón Amargo Sur Oeste y Bajada de Añelo, en Vaca Muerta, y cuenta con un porcentaje en La Escalonada y Rincón La Ceniza (que controla Total Austral). A su vez, obtuvo en 2019 dos bloques de exploración en aguas profundas (CAN 107 y 109) en la Cuenca Argentina Norte junto a Qatar Petroleum International Limited.
La segunda parte de la operación incluye una oferta de compra del 11% del área Bandurria Sur de 220 kilómetros cuadrados que Equinor y Royal Dutch Shell le presentaron a YPF, que actualmente controla el 51%.
Las dos partes han llegado a un acuerdo preliminar, señalan desde la empresa anglo-holandesa. Sin embargo, la finalización de la transacción aún está sujeta a una serie de condiciones, incluida la aprobación de la autoridad competente, explican desde la firma noruega.
“YPF lidera hoy el desarrollo de los no convencionales en el país y los resultados obtenidos ubican a la compañía como el socio de elección para las grandes empresas del mundo que quieren venir al país a desarrollar Vaca Muerta”, resalta Guillermo Nielsen, presidente de la compañía contralada por el Estado.
Esta transacción podría alcanzar los 80 millones de dólares, que sería abonados en partes iguales por Royal Dutch Shell y Equinor. De esta forma, cada una pasaría a controlar el 30% mientras que el 40% y la operación del bloque quedaría en manos de YPF.

El proyecto
El cambio de accionistas de Bandurria Sur no afectará el plan de inversión de YPF para pasar a desarrollo masivo el bloque que tenía previsto realizar hasta 2050, señala la misma fuente y agrega que en caso de producirse algún cambio, la decisión estará en manos de la petrolera controlada por el Estado, ya que es la operadora.
Como adelantó Desarrollo Energético, la compañía pensaba desembolsar unos 6.300 millones de dólares en los próximos treinta años en el bloque en Vaca Muerta junto a Schlumberger para perforar 557 pozos desde 2019-2050 y así sextuplicar su producción a 58.000 barriles de petróleo equivalentes por día (boed) desde los actuales 10.300 boead y asegurar este nivel de producción en la próxima década.
Esta misma estrategia seguirá en pie por el momento sólo que en sociedad con Royal Dutch Shell y Equinor, quienes aportarán su parte proporcional de la inversión, unos 1.900 millones de dólares cada una en ese mismo período. En tanto, YPF deberá hacerse cargo de los 2.520 millones restantes.
El proyecto incluye un desembolso de entre 1.000 y 2.000 millones de dólares para perforar entre 80 y 200 pozos durante el periodo 2019-2023 para alcanzar los 60.000 boed y 240 metros cúbicos por día (MCD) de gas natural.
YPF y Schlumberger ya llevan invertidos al menos 227 millones dólares en la perforación dos pozos verticales y 11 horizontales completos en Bandurria Sur desde 2015.
A su vez, planean construir una planta de tratamiento de petróleo shale en el bloque en 2020, con capacidad para procesar 50.200 boed, que requerirá de una inversión de 75 millones de dólares. El objetivo es que comience a operar en el segundo trimestre de 2021.
Además, esperan levantar varias baterías para el primer tratamiento in situ de crudo producido en Bandurria Sur, instalar tuberías desde cada pozo y oficinas necesarias para la operación.

Por Hernán Dobry

Temas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *