30 octubre, 2019

Scatec Solar retomará el análisis de sus planes de inversión en la Argentina en enero

La empresa noruega aguardará hasta que haya un panorama más claro de las políticas del nuevo gobierno para tomar una decisión sobre sus proyectos.

Scatec Solar planea retomar el análisis de su plan de expansión en energía solar en la Argentina a partir de enero para cuando espera que haya un panorama más claro sobre los planes del nuevo gobierno, afirma una fuente.
La compañía noruega aguardará hasta que se asuma el presidente electo Alberto Fernández y se designen a las nuevas autoridades del sector y del Banco Central para estudiar qué estrategia implementará en el país, destaca.
La unidad de energía renovable de Equinor venía manteniendo negociaciones con 360Energy e Isla Power para adquirir los parques fotovoltaicos Tocota, de 72 MW, y Tocota Solar I, II, y IIA, de 60MW, respectivamente, en la provincia de San Juan, por un monto no revelado.
Sin embargo, las conversaciones se paralizaron semanas antes de las PASO debido a la incertidumbre sobre quién sería el nuevo presidente y las medidas que podría tomar para el sector, sumada a la crisis económico-financiera que vive el país, explica la fuente.
La adquisición de Tocota dependerá de que la administración de Alberto Fernández postergue los plazos para el comienzo de operaciones comerciales (COD por sus siglas en inglés) fijados en el PPA que firmó 360Energy con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (CAMMESA) debido a que debe estar terminado para mediados de 2020, detalla.
360Energy aún no comenzó las obras debido a la falta de fondos y al tamaño del proyecto que es demasiado grande para su capacidad de financiamiento actual, explica una segunda fuente. Tampoco seleccionó al contratista EPC ni a los proveedores, añade.
La empresa de energía solar local fue adjudicada con un PPA de 40,80 dólares por MW para construir Tocota en el norte de la provincia de San Juan, en la licitación internacional RenovAr 2,5, realizada por la Subsecretaría de Energías Renovables de la Nación, en noviembre de 2017.
La compra de este parque es parte de la estrategia de expansión de Scatec Solar en el país, asegura la primera fuente. El plan también incluye negociaciones con Isla Power para comprar Tocota Solar I, II, y IIA y con YPF Luz para proyectos fotovoltaicos en San Juan y Mendoza, explica.
Como adelantó Desarrollo Energético, la compañía canadiense tiene paralizado el inicio de las obras y la selección del contratista EPC y de los demás proveedores hasta tener una señal concreta de que el Ente Provincial Regulador de la Electricidad de San Juan (EPRE) y Energía Provincial Sociedad del Estado (EPSE) concluirán con la construcción de dos líneas de alta tensión en San Juan, necesarias para transportar la energía que producirán los proyectos.
El EPRE espera completar en diciembre la línea de 500 kV que conectará la subestación San Juan con la de Rodeo y expandir esta última, para comenzar con la transmisión en julio de 2020, explica Jorge Rivera Prudencio, presidente del regulador sanjuanino.
También, el EPSE planea concluir con las obras de la línea de alta tensión de 132 kV que unirá la subestación Tocota con la de Bauchaceta en febrero del próximo año, afirma una tercera fuente.
Originalmente, Isla Power esperaba comenzar la construcción de los tres parques solares en enero de 2019 para tenerlos terminados entre agosto y septiembre de este año. La empresa tiene tiempo hasta comienzos del segundo semestre de 2020 para finalizarlos.
CAMMESA le asignó prioridad de despacho a Tocota I, de 50 MW, en mayo de 2018 y a Tocota II, de 6 MW, y Tocota IIA, de 4 MW, en agosto del año pasado para venderle energía a grandes consumidores en el país.
Mientras tanto, Scatec Solar junto con Equinor, continúa con la construcción del parque fotovoltaico Guañizul II A, de 100MW, en San Juan, en el que está invirtiendo 100 millones de dólares. Para esto seleccionó a NEXTracker y Risen Energy como proveedora de los trackers y paneles solares, respectivamente.
La compañía continúa negociando un préstamo de 77 millones de dólares a largo plazo con la Corporación Financiera Internacional (CFI) y otros bancos internacionales para el desarrollo de las obras, como adelantó Desarrollo Energético.
Mientras tanto, está fondeando los trabajos con un préstamo puente de 60 millones de dólares provisto por su controlante, la petrolera noruega Equinor, y los restantes 40 millones con fondos sus propios fondos y los de su socia.
Scatec y Equinor le compraron el proyecto en junio de 2018 a la portuguesa Martifer y a Lader, que habían sido adjudicadas con un PPA a 20 años de 41,76 dólares por MW para la construcción de Guañizul II A en la licitación RenovAr 2,5, realizada en noviembre de 2017.

Por Hernán Dobry

Temas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *