10 marzo, 2020

Scatec Solar busca nuevos negocios en la Argentina

La empresa noruega de energías renovables busca ampliar su presencia en el sector.

La compañía noruega Scatec Solar está analizando alternativas de negocios en la Argentina mientras mantiene congelado su plan de expansión en nuevos parques de energía fotovoltaica en el país.
La empresa decidió paralizar todos los proyectos locales hasta que el gobierno de Alberto Fernández concluya con la restructuración de la deuda externa y la Corporación Financiera Internacional (CFI) y el BID Invest vuelvan a financiar emprendimientos en el país, explica una fuente cercana la firma.
Como adelantó Desarrollo Energético, la compañía había decidido congelar, antes de las PASO, todas las conversaciones que estaba manteniendo con 360Energy e Isla Power para comprar los parques solares Tocota (72 MW) y Tocota Solar I, II, y IIA (60 MW), en la provincia de San Juan.
Scatec Solar pensaba volver a analizar el tema en enero, pero tras la victoria de Fernández en las elecciones presidenciales, decidió postergar la decisión hasta marzo, para ver qué medidas tomaba para el sector y respecto de la deuda externa, explica la misma fuente. “La resolución va a depender de que la Argentina no entre en default y de que se respeten los PPA y las condiciones del mercado a término para los proyectos”, dice.
Ante la crisis económico – financiera que vive el país y la falta definición sobre las normativas que adoptará el gobierno para los proyectos de energías renovables y sobre el acceso al mercado de cambios, la compañía noruega le ordenó a su unidad local focalizarse en otros lugares de la región, como Colombia y Chile, para comprar parques solares, señala.
En una reunión que mantuvieron la presidenta de Equinor Argentina, Nidia Álvarez Crogh, su jefe de Legales, Alejandro Figueroa, y el gerente de Administración y Finanzas de Scatec Solar en el país, Franco Martín, con el Secretario de Energía de la Nación, Sergio Lanziani, el funcionario les adelantó que están trabajando en una medida para permitir que las empresas del sector puedan distribuir dividendos en el exterior por un monto equivalente al 30% de los fondos que inyecten en los proyectos, algo similar a lo que ya se está haciendo en Vaca Muerta, detalla.
Scatec Solar y Equinor se encuentran realizando las pruebas internas en su parque Guañizuil II A, de 100 MW, que acaban de terminar de levantar en San Juan. Mientras tanto, esperan que el Ente Provincial Regulador de la Electricidad de San Juan (EPRE) concluya con la construcción de la línea de 500 kV que conectará la subestación San Juan con la de Rodeo, para poder conectarse a la red nacional.
Según el PPA firmado con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (CAMMESA), las empresas noruegas debían empezar a generar electricidad en marzo. Desde el EPRE les prometieron que las obras estarán finalizadas para los últimos días del primer trimestre, lo que implicaría que la línea recién estaría disponible para el segundo trimestre de este año.
Scatec Solar y Equinor invirtieron 100 millones de dólares, provenientes de su propia caja, para desarrollar el proyecto y están negociando un préstamo de 77 millones de dólares a largo plazo con el CFI y BID Invest para recuperar esos fondos.
En junio de 2018, ambas empresas le compraron Guañizuil II A a la portuguesa Martifer y a la chilena Lader, que habían sido adjudicadas con un PPA a 20 años de 41,76 dólares por MW en la licitación RenovAr 2,5, realizada en noviembre de 2017.

Nuevos proyectos
Scatec Solar está analizando traer al país su unidad de negocios Release, que ya funciona en otras partes del mundo, para sumar más presencia en el sector de energías renovables en la Argentina, mientras espera que mejore la situación económico-financiera del país para poder lanzarse a construir nuevos parques, explica la misma fuente.
Este sistema consiste en alquilar una planta solar de entre uno y cincuenta MW, que viene pre-armada en un contenedor, se desembala e instala rápidamente en el lugar y se enchufa a la red del cliente, que puede comenzar a utilizarla en el momento.
Este parque solar viene, a su vez, con baterías de almacenamiento, cuya capacidad dependen de la cantidad de energía que necesita la compañía que lo contrata. Sin embargo, desde la empresa controlada por Scatec y Equinor destacan que el usuario mantener activo un motor diesel para producir, al menos, un 20% de la electricidad para cubrir picos de consumo nocturno.
El sistema Release está pensado para compañías ubicadas en áreas aisladas sin acceso a la red nacional de electricidad que, actualmente, están utilizando energía generada a través de hidrocarburos, como son los casos de mineras o petroleras, explica la misma fuente.
Los usuarios deberán abonar un cargo inicial que, por ejemplo, para uno de 10 MW, es de 1,50 millones de dólares (la mitad a la firma del contrato y el resto una vez instalado), que sirve para solventar los costos logísticos y de construcción.
Luego, el usuario pagará una tarifa fija que equivale a los 75 dólares por MW para los parques que tienen factor solar medio-bajo y a los 65-70 por MW para los que tienen rendimiento de medio-alto, explica la misma fuente.
Los contratos pueden firmarse a 10, 15 o 20 años y cuentan con una cláusula de renovación automática. Una vez vencido ese plazo el cliente deberá decidir qué hacer con la planta: si quiere desmontarla o quedársela, para lo que tendrá que abonar un valor residual.

Por Hernán Dobry

Temas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *