5 marzo, 2020

Reanudan la perforación de pozos de tight gas en la Argentina

Los trabajos se iniciaron con un equipo y podría sumarse otro más en abril.

Compañía General de Combustibles (CGC) ha vuelto a perforar pozos de tight gas luego de haber paralizado todos sus trabajos en la Cuenca Austral en diciembre debido a la incertidumbre sobre el marco regulatorio que implementará el gobierno de Alberto Fernández para el sector, afirma una fuente cercana a la empresa.
La petrolera de Corporación América retomó la actividad el 2 de marzo con uno de los dos equipos que tiene destinados para ese fin en la provincia de Santa Cruz, tras dos meses de parate, explica.
Como informó Desarrollo Energético, la empresa había levantado uno de ellos a fines de septiembre. Esto provocó que tuviera suspender a 100 personas entre propias y externas, que aún no fueron reincorporadas, destaca la misma fuente y agrega que esto le ha estado provocando problemas sindicales desde entonces.
CGC tenía planeado mantener su inactividad hasta que la administración de Alberto Fernández no “diera señales claras” de que mantendrá vigente la Resolución 46. Finalmente, esto ocurrió en las últimas semanas cuando sus directivos se reunieron con funcionarios del gobierno nacional, quienes les aseguraron que no le realizarán modificaciones, resalta.
Esta normativa, que había fijado un esquema de precios para las nuevas producciones de gas no convencional en 2017, había sido reformada a comienzos de 2019 por el por entonces secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, ante la imposibilidad de cumplir con que debía abonar.
El Gobierno le adeuda a la compañía los pagos de octubre, noviembre y diciembre (que vencerá en los próximos días) correspondientes a la Resolución 46, por un monto cercano a los 2.000 millones de pesos, el equivalente a unos 40 millones de dólares, detalla la fuente y agrega que los funcionarios se comprometieron a regularizar los desembolsos.
Sin embargo, aún quedan dudas sobre cuál será la política que adoptará el gobierno para el sector petrolero, en especial para los no convencionales, que es el negocio principal de la empresa de Eduardo Eurnekian.
Por eso, CGC le advierte a los inversores, en el prospecto de su bono que está emitiendo hoy, que aún “existe incertidumbre respecto de la política de la administración de Alberto Fernández en el sector de energía y la industria hidrocarburífera. No puede garantizarse que las medidas a ser adoptadas por la administración actual no tendrán un efecto adverso a las iniciativas impulsadas por la administración anterior”.
Pese a esto, la compañía confía en las señales que recibió de los funcionarios por lo que decidió reanudar las actividades y, ahora, planea perforar cuatro pozos en los próximos 50 días, resalta. Tres de ellos serán de tight gas (uno horizontal y dos verticales) en el área Campo Indio, y el restante será un exploratorio de petróleo en Piedrabuena, para buscar alternativas e intentar diversificar su matriz productiva, dice.
La unidad de Corporación América espera invertir cerca 10 millones de dólares en los tres primeros y unos 3,50 millones más en el último, que financiará con su propio flujo de caja, explica la misma fuente.
De esta forma, CGC se convertirá en la primera empresa en realizar etapas de fractura de tight gas desde finales de enero, ya que en el mes pasado no se llevó a cabo ninguna, afirma una fuente de la industria.
Si el gobierno cumple con lo pactado y comienza a pagarle lo adeudado, la compañía retomará la actividad con un segundo equipo a partir de abril, lo que le permitiría perforar un total de 9 pozos horizontales y 27 verticales durante este año y cumplir con los objetivos que se había planteado originalmente para 2020, destaca la fuente cercana a la firma de Eduardo Eurnekian.
En este caso, su programa requerirá de una inversión cercana a los 170 millones de dólares, incluyendo las obras de infraestructura en superficie, algo por debajo de lo destinado para el mismo fin en 2019, explica.
Como fue informado por Desarrollo Energético, CGC planeaba destinar entre 180 y 200 millones de dólares el año pasado para perforar 49 pozos y, así, aumentar su producción de gas natural en un 5-10%. La empresa llevaba desembolsados cerca de 184 millones de dólares para ese fin hasta el 30 de septiembre.
La continuidad del plan de trabajo es esencial para evitar el declive de las reservas de la compañía en cinco años y alcanzar una producción de entre 5 y 5,50 millones de metros cúbicos por día (MCD) de gas natural, para lo que necesitaría realizar 25 pozos este año, señala un reporte de TPCG Valores de diciembre.
Según la fuente cercana a la empresa, si continúan operando con un equipo podría alcanzar un promedio de producción de 5,40 MCD, lo que le serviría para igualar las cifras de 2019 (aunque llegó a picos de 5,809 MCD).
Para TPCG esto sería una especie de “esquema defensivo” que le permitiría mantener estable sus niveles de reservas. Para esto, precisará desembolsar 115 millones de dólares para hacer 35 pozos, con lo que alcanzaría niveles de EBITDA de 135 millones en 2020.
Esta cifra se acerca a los 110 millones que la directora asociada de la calificadora de riesgo FixScr, Gabriela Curutchet, estima que necesitaría la compañía para alcanzar una cifra similar a la del año pasado.
Si la petrolera de Corporación América lograra poner en funcionamiento el segundo equipo en la Cuenca Austral, su producción promedio podría incrementarse hasta llegar a los 5,50 – 5,70 MCD durante este año, explica la misma fuente.
De esta forma, ingresaría dentro del escenario más optimista que se plantea TPCG para el que calcula que la inversión necesaria sería de unos 189 millones de dólares y le generaría un EBITDA de 255 millones este año.
Para Curuchet, esto podría ser factible ya que prevé que podría alcanzar niveles de EBITDA del orden de los 250 millones de dólares durante 2020, si el precio del gas se mantiene en 3,20 dólares por millón de BTU en promedio y el petróleo se sitúa en los 59 dólares por barril.
“Si no perforamos más de cuatro pozos horizontales, estas cifras caerían por debajo de las del año pasado”, destaca. Hasta diciembre, la compañía realizó 44 pozos que tuvieron una tasa de suceso del 77%.
Su programa de inversión original para 2020 incluía el desembolso de cerca 190 millones dólares para perforar 50 pozos (7-8 horizontales y 42-43 verticales) con dos equipos en la Cuenca Austral. Sin embargo, en noviembre, redujo este plan a 27, debido a la incertidumbre que reinaba en el sector por el cambio de gobierno.

Por Hernán Dobry

Temas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *