20 abril, 2020

Petrolera cierra pozos de crudo para focalizarse en gas

La empresa busca contrarrestar la caída en el precio internacional del crudo.

Echo Energy decidió cerrar 10 pozos de petróleo en las áreas Santa Cruz Sur, en la Cuenca Austral, que explota junto a Interoil, para focalizarse en la producción de gas natural, debido a la caída que ha venido sufriendo el precio del Brent en los últimos tiempos. La empresa se encuentra en una situación financiera delicada luego de que incumplió el pago de los intereses de su deuda el 31 de marzo.
Esta medida provocará una reducción de aproximadamente un 24% de su capacidad de extracción (cerca de 130 barriles por día) en una primera instancia. Desde la compañía británica, señalan que la disposición será temporal hasta que se recupere su cotización en los mercados internacionales y explican que, en ese caso, le llevará cinco días ponerlos de nuevo en funcionamiento.
La empresa produjo 393.254 barriles de petróleo equivalentes entre el 1 de noviembre y el 10 de abril, que incluyen 88.728 barriles de crudo (cerca de 548 por día) y condensados y 1.827 millones de pies cúbicos (mmscf) de gas natural (51,62 millones de metros cúbicos).
La caída en el precio del Brent, que lleva perdido un 58,76% en lo que va del año (se negocia a 28,31 dólares por barril), ha tornado demasiado cara su extracción en sus pozos en las áreas Campo Bremen, Moy Aike, Chorrillos, Océano por lo que ha decidido mantener abiertos sólo los que generen gas natural asociado.
El derrumbe en la cotización del petróleo está golpeando a las compañías del sector alrededor del mundo y, en especial en la Argentina. Por eso, muchas de ellas han anunciado que cerrarán sus pozos hasta que mejore la situación. Como adelantó Desarrollo Energético, Petroquímica Comodoro Rivadavia (PCR) y Medanito ya han comenzado a implementar estas medidas.
Esta situación ha alertado al gobierno nacional, que analiza firmar un decreto que fije un precio más alto (podría ser 45 dólares por barril) para el crudo que deberán pagarles las refinerías a los productores hasta fin de año, si su valor se mantiene por debajo de este nivel en los mercados internacionales.
Esta medida podría servirle de incentivo a la petrolera británica para volver a retomar la explotación de estos diez pozos, de la misma forma que les servirá a las demás compañías del sector para reactivar sus actividades en el país.
La caída del precio del Brent también impulsó Echo Energy a preservar el valor de sus 25.813 barriles de reservas almacenadas. Por eso, redujo a 13.200 la cantidad que tenía planeado vender a mediados de abril y se quedará con los restantes 12.613 para comercializarlos cuando mejore la cotización internacional.
A su vez, la compañía paralizó los trabajos de finalización y pruebas de flujo de entrada en sus pozos exploratorios en el yacimiento Campo Límite, en el área Palermo Aike, debido a la cuarentena decretada por el gobierno nacional, ya que requerían de la movilización de personal y equipos.
Desde la empresa británica, señalan que retomarán estas tareas cuando se levante el aislamiento, ya que considera como una de sus principales prioridades para este año y para su crecimiento el desarrollo de este bloque en la Cuenca Austral.
Mientras tanto, relocalizó temporalmente su equipo de terminación Eagle y lo está utilizando para la intervención y mantenimiento. Actualmente, está realizando estas tareas en el bloque Chorrillos, donde busca volver a poner en funcionamiento un pozo histórico y llevarlo a producir 41 barriles de petróleo por día de los 20 actuales.

Una nueva apuesta
La firma británica tomó estas medidas de emergencia, luego de consultarlo con Interoil, su socia noruega que controla el 30% de las áreas, como parte del plan de su reducción de costos que lanzó para intentar mantenerse en actividad tras haber incumplido los pagos de intereses de un bono de 20 millones de euros (21,73 millones de dólares a la cotización de hoy) y un crédito de 5 millones (5,43 millones de dólares) el 31 de marzo.
Como adelantó Desarrollo Energético, Echo Energy había implementado un programa para recortar sus erogaciones, tanto a nivel corporativo como en sus operaciones en Santa Cruz para que continuaran siendo sostenibles frente a la caída del precio del crudo.
El derrumbe de la cotización del Brent hizo que la compañía repensara sus actividades en la Argentina y decidiera abandonar parcialmente la explotación de petróleo para focalizarse en la de gas natural, a la que considera más rentable, de cara a la temporada de otoño e invierno, explican desde la firma británica.
La compañía espera que los precios del fluido suban en los próximos meses con la llegada del frío, debido al incremento de la demanda, por lo que decidió que sólo mantendrá operativos los 29 pozos de gas y 28 de crudo que tienen una buena cantidad de gas asociados.
“Nos movimos rápidamente para reducir nuestros gastos durante este período de precios bajos del petróleo y la incertidumbre derivada de la pandemia de COVID-19. Estoy satisfecho con el progreso realizado, en colaboración con nuestros socios, para priorizar las ventas de gas con mayor margen”, afirma su CEO, Martin Hull.
Echo Energy tomó la medida luego de que se aseguró la extensión por otros dos meses, hasta el 30 de junio, de su actual contrato de provisión de 4,70 mmscf por día del fluido (132.785 MCD) con uno de sus principales clientes a un precio de 4,20 dólares por millón de BTU (MBTU).
Estos valores se encuentran por encima de los 1,71 dólares por MBTU que se pagó en la subasta que realizó a fines de marzo el Mercado Electrónico de Gas (Megsa) con entrega en abril y de los 2,30-2,40 que se está abonado por el fluido en los yacimientos de Santa Cruz y de los 1-1,30 en los de Tierra del Fuego.
“Es un precio muy alto para este momento. Nosotros ofertamos 2,10 dólares en boca de pozo en Neuquén con retenido incluido en la licitación que hizo Dow para comprar 650 decámetros por día de gas y nos dijeron que estábamos lejísimo del ganador”, detallan desde una productora, sorprendida por los valores conseguidos por Echo Energy.

Problemas financieros
La compañía británica se encuentra en una situación crítica ya que ha incumplido los pagos de intereses de su bono con tasa del 8% y vencimiento el 30 de mayo de 2022 y del crédito convertible en acciones con tasa del 8% y vencimiento en 2022 con Lombard Odier Asset Management (Europe) Limited.
En su primer trimestre, la empresa reportó efectivo por 1,40 millones de dólares al 29 de febrero. Luego, obtuvo ingresos por 1,67 millones por las ventas que realizó el mes pasado y espera sumar otros 610.140 de las operaciones que facturó durante la segunda quincena de marzo.
Como parte de su plan para mejorar su situación financiera, ha implementado un programa de recorte de sus costos y gastos, además de intentar postergar el desembolso de los fondos correspondientes a su deuda.
Luego de negociaciones con Interoil y Selva María, la operadora de sus áreas Santa Cruz Sur, logró reducir a la mitad las salidas de efectivo operativas mensuales, en comparación con el año pasado, gracias el diferimiento y/o la cancelación de actividades no esenciales en medio de la cuarentena.
“La medida le está trayendo problemas en la provincia ya que hizo todos estos recortes y despidió al personal sin conversarlo antes con el gobierno y los sindicatos”, explica una fuente del mercado que conoce de cerca los negocios del sector en la Cuenca Austral.
Echo Energy, además, realizó una reducción del 50% en su presupuesto corporativo, que incluye el diferimiento de pago del 25% de los salarios de todos los miembros de su directorio durante tres meses a partir del 1 de abril.
Con estas medidas, está intentando, también, darle una señal a los acreedores que deben decidir si aceptan la propuesta de postergar hasta el 31 de marzo de 2021 el pago de los intereses de su deuda.
La oferta incluye pasar al 15 de mayo de 2022 el desembolso de los 1,60 millones de euros (1,74 millones de dólares) de los fondos que debía hacer el 31 de marzo, el 30 de junio, el 30 de septiembre y el 31 de diciembre correspondientes a su bono de 20 millones de euros.
Para ganar la confianza de los acreedores, les ofreció incluir como garantía la totalidad de las acciones que tiene en su subsidiaria Echo Energy Argentina Holdings Limited, que controla todos sus activos en la provincia de Santa Cruz, y depositarlas en un fideicomiso creado para este fin.
Este respaldo será compartido en igualdad de condiciones (pari passu) con Lombard Odier, con quien también está negociando una postergación del pago de los intereses del crédito de 5 millones de euros que le otorgó en 2019.
Los acreedores decidirán si apoyan o rechazan la oferta en la asamblea de bonistas que se realizará el 1 de mayo a las 10 (hora de Inglaterra) en Londres. Para esto, la compañía deberá conseguir una participación de, al menos, el 75% de los representantes del total del capital emitido (15 millones de euros). Si no obtiene el quorum necesario, convocará a una nueva reunión entre los 15 y los 42 días posteriores.
La propuesta será aprobada si cuenta con, al menos, dos tercios de los votos. En ese caso, la resolución será vinculante para todos los tenedores de la deuda, estén o no presentes.
En paralelo, la compañía continúa negociando con Lombard Odier el diferimiento del pago de los intereses del crédito convertible en acciones, ya que tampoco abonó la cuota correspondiente a fines del mes pasado.
Si bien aún no llegaron a un acuerdo y Echo Energy también se encuentra técnicamente en cesación de pagos de este préstamo, el banco suizo decidió “renunciar a sus derechos de declarar el incumplimiento de la deuda” mientras se “mantengan negociaciones constructivas”, para darles a ambas partes más tiempo para concluir con las tratativas, algo que esperan que ocurra pronto.
Este crédito le fue otorgado el 21 de octubre de 2019 para financiar parte de la compra de la participación del 70% en las áreas Santa Cruz Sur, que cerró en esa fecha con Petrolera El Trébol, como informó Desarrollo Energético.
Esta deuda podría ser convertida en acciones ordinarias de la petrolera inglesa a un precio de 3 peniques cada una cuando venza en 2022. El préstamo, además, está respaldado por una garantía para suscribir 72,20 millones de nuevos papeles a ese mismo valor.
Por el momento, Echo Energy sólo logró postergar durante dos años el pago de las 220.000 libras esterlinas (273.459 dólares) correspondientes a los intereses y las cuotas de capital del crédito de 1 millón de libras esterlinas (1,24 millones de dólares) con tasa del 12% y vencimiento en 2022 que le había otorgado el fondo de inversión Spartan Class O, como informó Desarrollo Energético.

Por Hernán Dobry

Temas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *