4 marzo, 2020

Nueva inversión minera en San Juan

A pesar de la incertidumbre que vive el sector, una compañía internacional decidió arrancar un proyecto en el país.

AbraPlata Resource invertirá 4,27 millones de dólares en el sector minero en la Argentina, a contramano de la mayoría de las empresas internacionales que han decido congelar el inicio de nuevos proyectos en el país.
La empresa canadiense acaba de comprar el proyecto La Coipita, en la provincia de San Juan, a través de su unidad local, Abra Plata Argentina, para explorar el área en busca de oro, plata y cobre.
La decisión se da en medio de un clima de incertidumbre para la industria ante la falta de definiciones del gobierno de Alberto Fernández sobre la reglamentación de las retenciones y el acceso al mercado cambiario y el giro de dividendos al exterior.
“Se necesita confianza en un marco minero judicial y no administrativo. Seguridad jurídica. Apoyo al inversor – resalta el secretario de Minería y Energía de Salta, Ricardo Alonso -. El valor del dólar, el giro de utilidades y la falta de confianza también nos dejan fuera de nuevas inversiones. Si se cambian las reglas de juego con las retenciones o nueva carga impositiva, eso las desalienta y se van a otros países”.
El secretario de Minería e Hidrocarburos de Jujuy, Miguel Soler, coincide con este planteo y agrega que cada vez “cuesta más atraer inversiones. El tema de la deuda genera más incertidumbre. Hasta que la Argentina no muestre previsión a largo plazo, reglas claras y que no se disparen los costos, no van a llegar”.
Por esa razón, el secretario de Minería de la Nación, Alberto Hensel, intentó traer un poco de tranquilidad a los empresarios internacionales del sector ayer en la convención de Prospectors & Developers Association of Canada (PDAC), que se está realizando en Toronto.
“Hay que reglamentar la Ley de Emergencia con la apertura suficiente para sentarnos con los empresarios y contribuir a la mejor salida (de cada proyecto). La flexibilidad está prevista en la ley porque habla de topes y ante una retención del 8% puede ser en la práctica hasta de 0%, todo depende de la evaluación y análisis que hagamos proyecto por proyecto”, les explicó, según El Cronista.
La compañía canadiense acaba de desembolsar 65.000 dólares como parte de la primera cuota para quedarse con el área de 51.500 hectáreas en el departamento de Calingasta. Para completar la transacción deberá abonar 100.000 en marzo de 2021, otros 200.000 en 2022, 400.000 en 2023, un millón en 2024 y 2,50 millones en 2025.
“La transacción no implica la dilución de acciones y un pago en efectivo por adelantado relativamente pequeño, a cambio de una opción para adquirir un 100 % de interés en una vasta propiedad con potencial a escala de distrito en uno de los cinturones geológicos más dotados del mundo – afirma John Miniotis, presidente y CEO de AbraPlata -. Esta adquisición oportunista nos permite mejorar aún más nuestra cartera de proyectos mientras conservamos nuestro balance para continuar avanzando en el proyecto Diablillos, que sigue siendo nuestra principal atención”.
El acuerdo también incluye que el vendedor se quedará con una regalía del 1,10% por el retorno neto de la venta de los metales producidos (una vez restado los costos de transporte y refinación).
A su vez, la compañía le asignó a su accionista Altius Resources un derecho exclusivo para que pueda recomprar estas regalías en cualquier momento durante los próximos cinco años, mientras termine de abonar las cuotas faltantes del área, a cambio del pago de 3 millones de dólares.
En caso de que decida ejercerlo desde ese momento hasta el comienzo de la construcción del proyecto, la firma canadiense tendrá que desembolsar 5 millones de dólares para quedárselas.

El proyecto
La adquisición de La Coipita representa un desafío para la compañía ya que se trata de un área prácticamente inexplorada en una zona atractiva debido a que se encuentra ubicada en el cinturón epiférmico-pórfido Mioceno y alberga múltiples objetivos de pórfidos de cobre-oro listos para perforación que han sido identificados en trabajos de exploración anteriores.
“Estamos muy contentos de adquirir otra propiedad con un alto potencial de exploración que se encuentra en una jurisdicción amigable para la minería – explica David O’Connor, geólogo jefe de la compañía -. Con esta transacción, ahora tenemos activos en tres de las cuatro jurisdicciones más favorables en América Latina, como Chile, San Juan y Salta, según las clasificaciones más recientes del Instituto Fraser”.
La Coipita, ubicado a entre 3.500-4.000 metros sobre el nivel del mar, se encuentra a 16 kilómetros del proyecto Los Azules, que está desarrollando McEwen Mining, a 90 kilómetros de Los Pelambres, que está explotando Antofagasta en Chile, del otro lado de la cordillera, ambos con características similares.
“Muchos de los prolíficos cinturones mineros de Chile se extienden a la Argentina, donde han sido subexplorados. Esto crea oportunidades emocionantes para AbraPlata, que tiene fuertes relaciones en Argentina debido a nuestra presencia local en el país. Oportunidades como La Coipita son prácticamente inexistentes en Chile”, señala O’Connor.
La Copita fue explorada por diversas compañías en los últimos 25 años, como las canadieneses Viceroy Resource (1995-1997) y Teck Resources (2009-2016) y brasileña Vale (2007-2009). Sin embargo fue la primera de estas mineras la que realizó nueve pozos por un total de 1.984 metros en 1997.
En estas pruebas, pudieron comprobar la presencia de 42% de cobre; 0,22 gramos de oro y 12,20 de plata por tonelada a 127 metros de profundidad y de 1,08% de cobre; 0,35 gramos de oro y 24,20 de plata por tonelada a 41 metros en la zona Yareta.
La compañía estima que el tamaño de la inversión necesaria para desarrollar el proyecto es de tal magnitud que va a requerir de un socio estratégico para poder avanzar. Por esa razón podría resultarle interesante a una de las grandes mineras internacionales, señala. Ese será uno de los objetivos en los que se focalizará para seguir adelante.
A mediados del año pasado, las japonesas Nittetsu y Jotgme pensaban desarrollar una campaña exploratoria ya que se habían mostrado interesadas en el cobre del yacimiento Coipita, según el Diario de Cuyo.
Los proyectos de oro y cobre en San Juan suelen requerir de grandes inversiones. En las cercanías, McEwen Mining precisará de un desembolso de 2.363 millones de dólares para la construcción de Los Azules, Aldebarán Resources necesita de 3.000 millones para Altar, Glencore de 4.100 millones para Pachón, Filo Mining de 1.270 millones para Filo del Sol y Ngex de 2.761 millones para Josemaría, según datos de la Secretaría de Minería de la Nación.
Mientras tanto AbraPlata continúa avanzando en su mina de plata y oro Diablillos, en la provincia de Salta, en el que lleva invertidos más de 35 millones de dólares en la perforación de pozos exploratorios.
Como adelantó Desarrollo Minero, la compañía planea desembolsar allí 311 millones de dólares en la explotación del proyecto a cielo abierto a 4.000 sobre el nivel del mar y la construcción de una planta de procesamiento.
AbraPlata Resource tiene como principales accionistas a la canadiense SSR Mining (17,60% a 19,90%), Altius Minerals (19%), y al fondo de inversión Sprott Global Resource Investment.

Por Hernán Dobry

Temas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *