13 julio, 2018

Neuquén quiere relicitar las obras de la represa Chihuido I

La provincia busca recuperar el proyecto luego de que el gobierno nacional decidiera no seguir adelante con la construcción.

El gobierno neuquino planea pedirle a la administración de Mauricio Macri que cancele el contrato de construcción de la represa Chihuido I, de 637 MW, para permitirle lanzar una nueva licitación, afirma una fuente.
El proceso podría llevar a una reducción del costo del contrato de 2.200 a 1.700 millones de dólares, frente al que fue adjudicado en 2014, en medio de controversias por cómo se desarrolló el concurso de precios durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, señala la misma fuente y otra que conoce el sector.
La decisión de postergar Chihuido I fue anunciada por el vicejefe de gabinete, Gustavo Lopetegui, el 10 de julio, como parte de las medidas para reducir el déficit acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para recibir asistencia financiera.
El funcionario le notificó la decisión al consorcio en una reunión en la Casa Rosada en la que participaron representantes de Helport, Eleprint, Voith, el embajador alemán en Buenos Aires, el secretario de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación y el gobernador de Neuquén.
Pablo Bereciartua, el secretario de Infraestructura y Política Hídrica, negó que el proyecto estuviera congelado por problemas presupuestarios y agregó que la UTE no cumplió con las metas de conseguir el fondeo para comenzar con la construcción de la represa.
Eduardo Eurnekian, controlante de Helport a través de Corporación América, ya había advertido en el pasado que denunciaría al gobierno en la Justicia si se producían cambios unilaterales en las condiciones del contrato o lo cancelaban.
El anuncio oficial sorprendió a las empresas argentinas y alemanas, al embajador y a los funcionarios del gobierno, incluido el canciller que estuvo involucrado en resolver las negociaciones de fondeo con el gobierno alemán, sostienen dos fuentes.
Eurnekian le había pedido al ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, que mantuviera en su cargo por un tiempo más al representante argentino en Berlín, Luis María Kreckler, para poder cerrar el acuerdo, sostiene la segunda fuente.
La sorpresiva decisión vieno luego de que el consorcio conformado por Helport (41%), Panedile Argentina (31%), José J. Chediack, Eleprint e Hidroeléctrica Ameghino estuviera cerca de lograr un crédito de 1.900 millones de dólares (85% de la inversión total) requerido para la construcción de la represa, afirma la misma fuente. El gobierno debía poner los 334 millones restantes (15%).
La UTE obtuvo un préstamo sindicado con tasa del 6,62% (luego de cargos y comisiones) a 20 años, con cinco de gracia, del Banco Santander, ING NBank, BayernLB y Landesbank Baden Wurttemberg para realizar las obras de Chihuido I.
Hasta ese momento, había acordado un desembolso de 1.400 millones con las entidades financieras y le faltaba asegurarse un crédito 400 millones con la agencia de crédito a la exportación (ECA) italiana SACE, sostienen la segunda y tercera fuente.
Eurnekian viajó especialmente en 2017 a Roma para reunirse con representantes de la institución, para lo que contó con la ayuda del alcalde de la ciudad de Florencia, debido a que las conversaciones estaban estancadas.
La UTE aún está buscando los 200 millones restantes que le faltan para completar el financiamiento, señala la primera fuente. Una de las alternativas era incluir a China State Construction Engineering como socia para las obras civiles, quien le podría proveer los fondos necesarios para comenzar con los trabajos, resalta la segunda fuente.
El consorcio consiguió la garantía financiera para el préstamo con una tasa del 10-12% a 20 años con Euler Hermes Group. El respaldo de las ECAs alemana e italiana explican el por qué las cuatro turbinas eje vertical Francis serán provistas por Voith y el contratista para la obra civil será Salini Costruttori.
El Ministerio de Interior, Obras Públicas y Vivienda de la Nación había tenido que posponer el ultimátum que le había dado a la UTE para el cierre financiero varias veces. La última había sido el 20 de junio.
La cancelación del contrato podría afectar las posibilidades de Helport de conseguir las garantías necesarias para respaldar la inversión de 1.010 millones de dólares que necesita hacer para construir los 462,82 kilómetros en las rutas 9, 193, 33, 34 y 11, que le fueron adjudicadas a la UTE que tiene con Panedile, Eleprint y SA Obras y Servicios en la licitación realizada por la cartera de Transporte el 19 de junio, detallan la segunda y tercera fuente. El respaldo que planea presentar el consorcio está apalancado con el de Chihuido, destacan ambas fuentes.
La unidad de Corporación América ha intentado conseguir financiamiento para hacer la represa en dos ocasiones con entidades rusas y chinas. Luego de fracasar, el presidente Mauricio Macri decidió penalizarla con un depósito de 2 millones de dólares en el Banco Nación, afirma Bereciartua.

Por Hernán Dobry

Temas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *