1 noviembre, 2019

Methanex frena inversiones en Chile por la crisis argentina

La empresa canadiense precisa seguridad de que recibirá el gas natural que precisa para incrementar su producción de metanol.

Methanex decidió postergar por un año su plan de inversión para incrementar la producción de metanol en Chile hasta que no haya señales claras del futuro gobierno de Alberto Fernández sobre la provisión de gas natural, afirma una fuente.
La compañía canadiense tenía previsto desembolsar 50 millones de dólares en 2020 para completar la renovación de su planta Chile I y, así, pasar de los actuales 1,30 millones de toneladas por año (aunque tiene capacidad para 1,72 millones) a 2,20 millones, pero debió posponerla debido a la inestabilidad del país para mantener en firme las exportaciones de fluido en el futuro cercano, explica.
Para esto, Methanex precisa aumentar sus compras de fluido de 5 millones de metros cúbicos por día a 6 millones, para lo que necesitaría importarlo de la Argentina, resalta. Hoy en día, YPF, Compañía General de Combustible (CGC), Wintershall Dea, Pan American Energy y Total Austral le suministran entre 2,50 y 3 millones para su complejo ubicado en Cabo Negro, en la región de Magallanes, a 28 kilómetros al norte de la ciudad de Punta Arenas, y el resto proviene de la estatal chilena, Empresa Nacional del Petróleo (ENAP), detalla la fuente.
“A medida que la Cuenca de Neuquén se desarrolla más y más, creemos que la Argentina en algún momento, en un año, en dos, en tres, volverá a ser autosuficiente en gas natural y eso nos lleva a creer en los proveedores de gas, que habrá más y más exportaciones para todo el país, no solo en la parte sur de Chile, sino en todo Chile y otros países”, destacó John Floren, presidente y CEO de la compañía en febrero, al anunciar los resultados del cuarto trimestre de 2018.
Sin embargo, la inestabilidad política del país modificó su optimismo, algo que también viven otros empresarios y funcionarios chilenos, ya que esto pondría en riesgo su plan de usar el fluido para remplazar parte del consumo de carbón para la generación eléctrica, como ya fue informado por Desarrollo Energético.
“Argentina no nos ayuda para poder asegurarnos el suministro de gas”, afirma Peter Hatton, CEO de la empresa peruana de generación eléctrica, Inkia Energy, que cuenta con operaciones en el país y en Chile, entre otros, durante la Tercera Cumbre Latinoamericana de Energía realizada en Santiago el 16 y 17 de octubre.
En tanto, Juan Carlos Burgos, especialista de Seguridad y Mercado Energético del Ministerio de Energía de Chile, remarcó en el evento que la “falta de previsión” para importar gas de la Argentina en el futuro cercano pone en duda la posibilidad de que su país pueda volcarse a remplazar el carbón con el fluido para generar electricidad en sus centrales térmicas.
Methanex contaba con cuatro instalaciones de producción en Chile, pero debió trasladar dos de ellas a Luisiana, Estados Unidos, en 2012 y 2013, por las restricciones en el suministro de fluido de la Argentina que sufrió desde 2004. Incluso, en 2014, tuvo que cerrar su planta Chile 1 durante cuatro meses ya que no contaba con suficiente gas para operar.
En la actualidad, las dos restantes están operando al 75% de su capacidad total durante los meses de verano y produciendo 1,30 millones de toneladas de metanol que se exportan a Asia, Norteamérica, Europa, el sur de África y, especialmente, a Latinoamérica donde cuenta con múltiples contratos de corto y mediano plazo.
Durante este año, Methanex completó la primera parte de la renovación de su planta Chile I, mientras que a fines de 2018 puso en marcha nuevamente Chile IV luego de que los presidentes Mauricio Macri y Sebastián Piñera firmaran el Protocolo de Acuerdo de Exportación, Importación, Comercialización y Transporte de Energía Eléctrica y Gas Natural.
Para esto, se aseguró el suministro de gas natural, que equivale al 25% de la capacidad de producción de ambas, tras firmar un contrato con ENAP con vencimiento en 2025.
La empresa continúa negociando con sus proveedores para garantizarse que contará con el suficiente fluido para llegar al máximo nivel del potencial, de unas de 1,72 millones de toneladas de metanol, en las instalaciones de Cabo Negro.
“El futuro de nuestras operaciones en Chile dependen ante todo del nivel de exploración y desarrollo de gas natural en el sur del país y nuestra habilidad para asegurarnos un suministro sostenible para nuestras instalaciones en términos económicos desde Chile y la Argentina – afirma, su gerente de Relaciones con los Inversiones, Kim Campbell -. Somos optimistas de que podremos conseguir la suficiente cantidad para apuntalar las dos plantas en el mediano plazo”.

Proyectos a futuro
Methanex tiene en carpeta otro plan que involucra a la Argentina pero que está supeditado a que el país tenga la capacidad de asegurar que cumplirá con los contratos de suministro de gas natural a largo plazo, explica la fuente.
La empresa tiene en carpeta duplicar su producción de metanol a entre 4 y 4,40 millones de toneladas anuales, desde los 2,20 millones que espera alcanzar con su actual programa de expansión en Chile, con la instalación de una planta en Tierra del Fuego que no precisaría de la construcción de un puerto, señala.
El desarrollo del proyecto requiere una inversión de, al menos, 1.000 millones de dólares, que podría realizarse en dos etapas, que le llevarán entre dos y tres años de obras cada una, detalla. Methanex analiza financiarlo con fondos propios y créditos internacionales, un esquema similar al que está utilizando actualmente para levantar un complejo en los Estados Unidos, en la que está desembolsando 1.800 millones de dólares, explica.
Sin embargo, el proyecto por ahora se encuentra paralizado ya que a la compañía canadiense le resulta imposible asegurarse la provisión de entre 2 y 3 millones de metros cúbicos de gas natural por día (para cada fase) que precisa para el proceso durante diez años, resalta la misma fuente.
Methanex le presentó la propuesta de negocio a Total, que cuenta con bloques marítimos en las cercanías de la costa de Tierra del Fuego, pero la petrolera francesa no pudo garantizarle que le podrá suministrar el fluido sin interrupciones durante ese lapso de tiempo debido a lo cambiante de la política argentina, concluye.

Por Hernán Dobry

Temas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *