20 marzo, 2019

Mendoza pospone la licitación de Portezuelo del Viento

La provincia debe modificar los pliegos para el concurso de precios valuado en USD 1.200 millones

El Gobierno de Mendoza pospondrá el lanzamiento de la licitación para la construcción del complejo hidroeléctrico Portezuelo del Viento, de 210 MW, hasta el segundo semestre de 2019, después de haber tenido que cambiar el sistema de financiamiento, afirman dos fuentes. Es la cuarta vez que tuvo que modificar los pliegos dado que el Ministerio de Economía de la Nación decidió cambiar la forma de financiamiento de las obras, indican.
El Gobierno Nacional tiene que fondear la totalidad de las obras, ya que había firmado un acuerdo con la provincia para terminar con una demanda judicial de 1.000 millones a cambio de hacer la represa.
Bajo el mismo esquema, el Ministerio creará un fideicomiso especial donde depositará los 1.002 millones de dólares requeridos para la construcción de la central hidroeléctrica y se lo transferirá a Mendoza, que estará a cargo de todo el desarrollo del proceso, señalan ambas fuentes.
El gobierno cuyano debe concluir con las negociaciones con el ministro de Economía Nicolás Dujovne sobre cómo transferirá los fondos antes de lanzar la licitación, explica. Se esperan que los pliegos estén listos entre junio y septiembre, añaden.
La adeministración de Mauricio Macri aún está analizando de dónde sacará el dinero, incluyendo la emisión de bonos u otro instrumento de deuda, explica una de las fuentes. En diciembre, Dujovne dijo que respaldará el proceso con sus propios fondos y préstamos bilaterales, pero este esquema ya fue dejado de lado.
Según una fuente cercana al Gobierno, el presidente Mauricio Macri no fue consultado sobre la nuevo modalidad y recién se le informó después de haber acordado con el gobernador mendocino, Alfredo Cornejo. Las negociaciones se llevan a cabo entre Dujovne y funcionarios de la provincia, detalla una fuente.
Antes del anuncio de diciembre, la construcción del complejo hidroeléctrico fue planeada para ser subastada bajo el modelo de Participación Público-Privada (PPP), pero se modificó como parte de la reducción del déficit fiscal acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), para recibir asistencia financiera.
Bajo este esquema, las obras debían ser financiadas en un 75% por la empresa o consorcio que resultara adjudicado en el contrato, mientas que el resto debería ser cubierto por el Gobierno Nacional.
Originalmente, el Ministerio de Economía había planeado fondear los 1.200 millones de dólares de sus propio dinero, pero tuvo que ser modificado después de que la Argentina comenzara a tener problemas para acceder a los mercados de deuda a principios de 2018.
El proyecto incluye la construcción de una represa de 176 metros de altura y 529 metros de largo, y la instalación de tres turbinas Francis de 72,20 MW para abastecer la planta y la construcción de trabajos de campo, rutas y líneas de transmisión de alta tensión.
El Gobierno Nacional esperaba firmar un PPA de aproximadamente 80 dólares por MW con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (CAMMESA).
Al menos 30 empresas locales e internacionales manifestaron su interés en la licitación. Varias constructoras locales y fabricantes de turbinas de los EE.UU., China, Europa, entre ellas, IMPSA y Voith se contactaron con el Gobierno para obtener información sobre el proceso.

Por Hernán Dobry

Temas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *