6 noviembre, 2019

Genneia busca destrabar el financiamiento para sus proyectos eólicos

La empresa precisa un cambio en las normativas para poder recibir el fondeo que ya tiene acordado.

Genneia busca destrabar el desembolso del financiamiento del exterior que obtuvo para la construcción de cuatro parques eólicos en las provincias de Chubut y Buenos Aires por un total de 263 millones de dólares que se encuentra paralizado debido a las restricciones impuestas por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) a la compra de dólares para las empresas que deben pagar deuda en el exterior, afirma una fuente.
Directivos de la compañía energética se reunieron ayer a la tarde con autoridades de la entidad monetaria para explicarle la situación y pedirle que considere como deuda contraída por la firma los préstamos que sean desembolsados en el extranjero para el desarrollo de sus proyectos en el país, resalta.
Las agencias de crédito a la exportación (ECA), Euler Hermes Group y EKF Denmark, que están garantizando los créditos del Kreditanstalt für Wiederaufbau (KFW) y el Netherlands Development Finance Company (FMO) para la construcción de los parques eólicos, exigen enviar el dinero a cuentas en el exterior, sin tener que ingresarlo a la Argentina, para abonarle a los proveedores (Nordex y Vestas) por los trabajos que están realizando, explica la misma fuente.
El problema es que las nuevas normativas del BCRA no incluyen esta modalidad dentro de los grupos a los que les permite adquirir dólares para pagar préstamos en el extranjero para financiar proyectos locales, por lo que Genneia se vería imposibilitada de acceder a la compra de la divisa estadounidense cuando precise abonar las cuotas correspondientes, resalta.
Hasta que esto no se resuelva, las ECAs alemana y danesa decidieron paralizar la totalidad de los desembolsos que tenían comprometido para la construcción de los parques eólicos Chubut Norte II (26 MW), Chubut Norte III (83 MW) y Chubut Norte IV (58 MW), en la provincia patagónica y Vientos de Necochea (38 MW), en la de Buenos Aires, sostiene la fuente.
La comunicación A 6770 de la entidad monetaria, del 1 de septiembre de 2019, estableció “la obligación de ingreso y liquidación en el mercado local de cambios de nuevas deudas de carácter financiero con el exterior que se desembolsen a partir de la fecha y la obligación de demostrar el cumplimiento de este requisito para el acceso al mercado de cambios para la atención de los servicios de capital e intereses de las mismas”.
En tanto, las modificaciones A 6796 (del 27 de septiembre) y A 6814 (del 17 de octubre) agregó que “las entidades podrán dar acceso al mercado local de cambios a los residentes con endeudamientos financieros con el exterior con acreedores no vinculados o a los fideicomisos constituidos en el país para garantizar la atención de los servicios de capital e intereses de tales endeudamientos, para comprar moneda extranjera para la constitución de las garantías por los montos exigibles en los contratos de endeudamiento en las siguientes condiciones: a) Se trate de endeudamientos financieros con el exterior que normativamente tengan acceso al mercado de cambios para su repago, en cuyos contratos se prevea la acreditación de fondos en cuentas de garantía de futuros servicios de las deudas con el exterior. b) Los fondos adquiridos sean depositados en cuentas abiertas en entidades financieras locales en el marco de las condiciones establecidas en los contratos. Únicamente se admitirá la constitución de las garantías en cuentas abiertas en entidades financieras del exterior cuando aquella sea la única y exclusiva opción prevista en los contratos de endeudamientos contraídos con anterioridad al 31.08.19.”
En la reunión, los directivos de Genneia le explicaron a los funcionarios del BCRA los problemas que le estaba generando estas normativas para el desembolso de los fondos que ya tenía firmados meses antes de que las anunciaran y les solicitaron que tomen alguna resolución que les permita destrabar la llegada del dinero, destaca la fuente.
“Escucharon el planteo y quedaron en analizar el tema. Hasta que no haya una definición, el desarrollo de los cuatro proyectos quedará paralizado ya que no vamos a poner en riesgo las finanzas de la compañía por cuestiones regulatorias”, afirma.
En paralelo, la Cámara Eólica Argentina, que reúne a las principales empresas del sector, le envió una carta a las autoridades del Banco Central en la que le solicitó que encuentre “con urgencia las soluciones” a estos problemas “mediante una activa y expeditiva actuación” de la entidad ya que están afectando todas las firmas del sector como Petroquímica Comodoro Rivadavia, Total Eren, AES Argentina, EOEN.
“El daño reputacional que estas demoras e incertidumbres causan a la vista de los organismos internacionales, de los bancos de desarrollo del exterior y de las ECAs, ponen en peligro no solo los desembolsos comprometidos, sino incluso la intención de estas entidades de volver a financiar proyectos de infraestructura en la República Argentina durante los próximos años” afirma la entidad en la nota.
Genneia obtuvo un crédito de 131,50 millones de dólares a 15 años del banco alemán KFW, garantizado por Euler Hermes, el 15 de julio, para respaldar el 75% de la inversión requerida para la construcción de Chubut Norte III y IV, bajo la modalidad de project finance.
Mediante este esquema, los bancos no podrán realizar reclamos judiciales contra la compañía para el pago de la deuda, ya que éste dependerá del flujo de fondos generado por los proyectos. De esta forma, la empresa no estará expuesta a los riesgos de obra y de operación de los parques.
A su vez, la firma obtuvo un crédito directo de 31 millones de dólares a cuatro años de KfW, garantizado por Euler Hermes, para fondear el 65% de la inversión necesaria para la construcción de los parques eólicos Pomona II, de 11,70 MW, (que ya está terminado) y Chubut Norte II.
La UTE Genneia y Centrales de la Costa Atlántica SA (CCASA) también acordó con FMO un financiamiento de 51 millones de dólares a 15 años, garantizado por EKF Denmark para el desarrollo de Vientos de Necochea, bajo la modalidad de project finance, con las mismas características que el de Chubut Norte III y IV.
Finalmente, la compañía obtuvo un cuarto crédito de 50 millones de dólares para llevar adelante los proyectos, afirma la fuente. Sin embargo, aún mantiene confidencialidad sobre los términos y condiciones alcanzados y para cuál de los parques serán destinados los fondos.
Ante la imposibilidad de obtener los desembolsos Genneia decidió paralizar las obras de Chubut Norte III y IV en las cercanías de Puerto Madryn y suspender a los casi 900 empleados que estaban trabajando en ellos hasta que no se normalice la situación, señala la fuente y una segunda.
Para intentar resolver este conflicto, la Secretaría de Trabajo de la Nación realizó ayer una audiencia de conciliación de la que participarán los representantes de la compañía, los de Nordex y los de la UOCRA. Sin embargo, no llegaron a un acuerdo, explica la primera fuente.
Chubut Norte IV cuenta con un avance del 50% en su construcción ya que están terminadas la obra civil y las 13 turbinas 149 de Nordex, de 4,50MW cada una, mientras que Chubut Norte III se encuentra en una fase inicial del proceso y Chubut Norte II, en una etapa incipiente, resalta la primera fuente.
Genneia obtuvo dos PPA a 20 años de 38,90 dólares por MW para desarrollar los dos primeros en la licitación RenovAR 2 en diciembre de 2017 y deberán conectarse al Sistema Argentino de Interconexión (SADI) a partir del segundo trimestre de 2020.
El 23 de julio la empresa le vendió el 49% de Chubut Norte III y IV a Pan American Energy (PAE) para construirlos y fondear en conjunto los 59 millones de dólares restantes (30 millones Genneia y 29 millones PAE) para completar los 190 millones que requieren las obras.
En tanto, en Vientos de Necochea, Vestas, qué está desarrollando el proyecto, también decidió suspender los trabajos luego de que se conocieran las normativas del Banco Central, explica la fuente.
A diferencia de los demás, el parque está terminado en un 97% y debía comenzar a generar electricidad el 11 de diciembre, detalla. Si no se llega a un acuerdo con la entidad monetaria, la UTE Genneia-CCASA le pedirá una prórroga a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (CAMMESA) para la fecha de inicio de operaciones, resalta.
La empresa danesa tomó la decisión de parar los trabajos por la incertidumbre sobre cómo va a recuperar los 51 millones de dólares que puso, de los 75 millones que precisa el proyecto, ya que esperaba hacerlo con los créditos que había acordado el consorcio con FMO, garantizados por EKF Denmark, destaca la fuente.
La UTE Genneia-CCASA obtuvo un contrato a 20 años de 55,50 dólares por MW en la licitación RenovAr 1,5 en 2016. Vestas ya instaló 11 aerogeneradores V136, de 3,45 MW cada uno, en torres de 90 metros de alto en un terreno de 158 hectáreas en Punta Negra, cerca de la localidad bonaerense de Necochea. La obra civil está cargo de la firma portuguesa Nuno Santos.
La empresa energética tiene en operación los eólicos Rawson I, II y III, Trelew, Madryn I, Chubut Norte I y Villalonga I y II, Pomona I y II, en las provincias de Chubut, Buenos Aires y Río Negro, y los solares Ullum 1, 2 3, en San Juan.

Por Hernán Dobry

Temas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *