1 marzo, 2019

El Gobierno licita la construcción de una línea de alta tensión

La secretaría espera adjudicar un contrato valuado en aproximadamente 650 millones de dólares para llevar adelante el proyecto de 490 kilómetros de largo.

La Secretaría de Energía de la Nación lanzó una licitación para la construcción, operación y mantenimiento (COM) de una línea de alta tensión Charlone-Diamante, de 500KV. El proyecto está estructurado bajo el modelo de Participación Público Privada (PPP), según los documentos oficiales de la Subsecretaría de Planificación Público-Privada del Ministerio de Economía.
Esta decisión muestra un cambio en la política del Gobierno para las obras públicas ya que el 19 de diciembre de 2018 se habían suspendido todas las PPP planificadas por las altas tasas de interés que le pedían a las empresas para financiarlas. En ese sentido, la Secretaría de Energía tuvo que posponer varias veces la licitación a raíz de la crisis económica. La última vez, tenía previsto abrir las propuestas el 20 de noviembre para adjudicar el contrato en enero de este año.
Empresas chinas, coreanas, japonesas, colombianas, chilenas, españolas, canadienses, estadounidenses, francesas, alemanas y argentinas mostraron interés en el proceso durante las rondas preliminares realizadas el año pasado.
Bajo el modelo PPP, la empresa o UTE ganadora deberá financiar las obras. El gobierno ofrecerá dos alternativas de pago que las firmas deberán elegir: la cancelación del reembolso del total con un canon anual (dividido en 12 meses) durante 15 años, con desembolsos mensuales luego el comienzo de las operaciones, y un mix entre el canon y los certificados de trabajo (TPI) en dólares (con un máximo del 80% del total), que emitirá en forma trimestral con vencimientos después de 33 meses del proceso para los avances de las obras.
Los TPI podrían ser usados para abonarles a los proveedores y otras firmas. La administración de Mauricio Macri ha creado un fideicomiso especial con fondos provenientes de las tarifas de electricidad y una inyección de dinero de contingencia estatal para respaldarlos.
Una vez que las obras estén finalizadas, las compañías recibirán la concesión de O&M, la línea por 15 años. Durante este periodo, recibirán pagos con un canon o TPI (según su oferta) en dólares por el contrato COM.
La construcción de la línea de alta tensión de 490 kilómetros, que conectará la estación transformadora Río Diamante, en Mendoza, con la de Charlone, de 500/132Kv (300MVA), en la provincia de Buenos Aires, junto con los trabajos complementarios de 132kV llevarán 33 meses en realizarse.
La obra que permitirá transportar la energía generada en los parques de energías renovables ubicados en Comahue y otras regiones del noroeste, requerirá 650 millones de dólares, según recientes informes de prensa.
La Secretaría de Energía recibirá las propuestas hasta el 27 de mayo, fecha en que planea abrir las ofertas técnicas. Luego, una comisión especial tardará un mes en analizarlas. El próximo 2 de julio se abrirán las económicas, que serán estudiadas durante ocho días, y, luego, el Gobierno Nacional adjudicará los contratos el 12 de julio, que deberá firmarse el 14 de agosto.
Por otro lado, la administración de Mauricio Macri también planea lanzar otras siete licitaciones de línea de alta tensión después de finalizar con este proceso, pero aún no ha decidido la fecha de las próximas subastas.

Por Hernán Dobry

Temas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *